Calle Marbella,6

29630 Fuengirola - Málaga

952 47 83 42

Atención al Paciente

nistagmo consulta y tratamiento en fuengirola
Dr. Salvador Nebro Cobos
Dr. Salvador Nebro Cobos

Nistagmo: ¿Por qué debes contactar con un oftalmólogo experimentado?

Aunque el nistagmo es una afección ocular de baja prevalencia, quien lo sufre puede ver alterada notablemente su capacidad para realizar ciertas tareas cotidianas e incluso para desarrollar una vida normal.

Conozcamos qué es el nistagmus o nistagmo, cuáles son las señales que han de ponernos alerta y las diferentes formas de tratarlo, según su etiología.

¿Qué es el nistagmo o nistagmus?

El nistagmo es una afección fácilmente distinguible por quien la sufre: los ojos realizan movimientos incontrolables, repetitivos y rápidos.

En las personas con nistagmo no funciona correctamente algún elemento del organismo que está relacionado con los movimientos oculares.

Estos movimientos involuntarios de los ojos pueden causar problemas de visión y de percepción de la profundidad, de coordinación y de equilibrio. De hecho, la relación entre nistagmus y vértigo es relativamente frecuente.

Tipos de nistagmo

Existen tres tipos principales de nistagmo ocular:

  • Nistagmo vertical: movimientos oculares de arriba abajo.
  • Nistagmo horizontal: los ojos se mueven de izquierda a derecha.
  • Nistagmo rotatorio: el movimiento es circular.

Y respecto a su origen, el nistagmus se clasifica en:

  • Nistagmo congénito: los bebés afectados empiezan a mostrar síntomas entre las primeras semanas de vida y los tres meses de edad. Los niños con nistagmo congénito suelen tenerlo en ambos ojos. El síntoma principal es la visión borrosa.
  • Nistagmo adquirido: suele estar causado por una enfermedad subyacente o ser un efecto adverso de algunos medicamentos.

Síntomas del nistagmo

  • Movimiento incontrolable de los ojos.
  • Visión temblorosa o borrosa.
  • Problemas de equilibrio.
  • Vértigo.
  • Mareos.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Problemas de visión nocturna.

Normalmente, no se presenta un solo síntoma, sino al menos dos de ellos.

Causas del nistagmo

El nistagmo puede estar causado por otro problema ocular o por una enfermedad ajena a la vista. Entre las múltiples afecciones que pueden causar nistagmo se encuentran:

  • Trastornos de la retina o del nervio óptico.
  • Problemas oculares de enfoque, estrabismo o cataratas.
  • Afecciones del oído interno.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Traumatismos craneales.
  • Enfermedades del Sistema Nervioso Central (SNC).
  • Esclerosis múltiple.
  • Tumores cerebrales.
  • Ciertos medicamentos, especialmente algunos anticonvulsivantes.
  • Consumo de alcohol o drogas.

Adicionalmente, en las personas albinas se observa una mayor prevalencia del nistagmo, sin que se conozca exactamente la relación entre este último y el albinismo.

¿Por qué acudir a un profesional y cómo se trata?

Acabamos de ver que el nistagmo puede estar relacionado con problemas de salud graves, por lo que es el oftalmólogo el profesional indicado para confirmar o descartar un posible caso de nistagmo.

El oftalmólogo realizará directamente una serie de pruebas para diagnosticar el nistagmo y, en ciertas ocasiones, tendrá que derivar al paciente a un neurólogo o a un otorrino. Las pruebas habituales de diagnóstico pueden incluir:

  • La monitorización y el registro de los movimientos oculares.
  • Pruebas de movilidad, equilibrio y fijación visual.
  • Exámenes del oído y los canales auditivos.
  • Revisiones y exámenes neurológicos.
  • Pruebas de imagen, como un TAC o una resonancia magnética.

Tratamientos

Los tratamientos para el nistagmo dependen de la causa subyacente que provoca el trastorno. Si la causa obedece a problemas asociados al ojo, el nistagmo puede tratarse mediante:

  • Gafas o lentillas: una mejor visión puede ayudar a ralentizar los rápidos movimientos oculares asociados al nistagmo.
  • Cirugía correctiva de la miopía: las personas miopes pueden experimentar una mejoría tras corregir su defecto refractivo.
  • Soluciones medicamentosas: para reducir los síntomas puede usarse medicación anticonvulsiva, un relajante muscular e incluso bótox.
  • Cirugía de los músculos oculares: en algunos casos, puede ser recomendable la recolocación de los músculos que mueven los ojos.

En los casos en los que el nistagmo está provocado por causas ajenas al sistema visual, el abanico de tratamiento se amplía considerablemente. Algunas opciones son:

  • Tratamiento de lesiones u obstrucciones causadas por pequeños accidentes cerebrovasculares.
  • Corrección medicamentosa de las afecciones del SNC.
  • Tratamiento o extirpación de tumores cerebrales.
  • Abordaje terapéutico de los trastornos del oído o los canales auditivos.

En definitiva, si notamos algún cambio en la visión que pueda ser indicativo de nistagmo, debemos solicitar consulta inmediata con el oftalmólogo. Tengamos muy en cuenta que el nistagmo puede estar relacionado con otros problemas de salud ajenos al ojo y graves, por lo que son imprescindibles un rápido diagnóstico y el posterior tratamiento.

Ir arriba