Calle Marbella,6

29630 Fuengirola - Málaga

952 47 83 42

Atención al Paciente

tratamiento-dacriocistitis fuengirola mijas
Dr. Salvador Nebro Cobos
Dr. Salvador Nebro Cobos

Dacriocistitis aguda o crónica: ¿Cuáles son sus síntomas y tratamiento?

El sistema lagrimal se encuentra en la zona de la órbita, y su función es la de segregar lágrimas que protegen, aportan oxígeno y mantienen la lubricación del ojo. También es el encargado de eliminarlas a través de la nariz y si esta salida se encuentra obstruida, puede dar lugar a una dacriocistitis aguda.

¿Qué es la dacriocistitis?

La dacriocistitis es una infección del saco lagrimal producida por la obstrucción y posterior infección de la vía lagrimal a nivel del saco. La obstrucción de la vía lagrimal puede ser congénita o adquirida. Dependiendo del tipo provocan síntomas como edema, fiebre, dolor y supuración en el ángulo interno de la órbita, u otros diferentes, pero que al igual deben ser tenidos en cuenta de cara al tratamiento

¿Cuáles son los tipos de dacriocistitis?

Esta enfermedad se clasifica en dos grupos dependiendo de la forma de manifestarse y de los síntomas que origina.

Dacriocistitis aguda

Esta aparece de manera repentina con un dolor agudo y con posterior inflamación, enrojecimiento y supuración. No es ni muy frecuente ni recurrente y es fácil curarla si se trata a tiempo con los antibióticos adecuados y las curas necesarias para la limpieza de la zona externa afectada.

Si no es tratada a tiempo la infección puede extenderse a otros tejidos oculares con las complicaciones que esto conlleva.

Dacriocistitis crónica

Esta es la más frecuente y se produce cuando los gérmenes se encuentran siempre presentes en el saco lacrimal y sus síntomas no son tan severos como en la aguda, limitándose a la epífora y en ocasiones a algo de inflamación. En este caso el seguimiento oftalmológico es imprescindible, ya que puede convertirse en aguda y ocasionar males mayores.

Posibles causas y síntomas de la dacriocistitis

La causa de esta infección es el taponamiento de la vía lagrimal por diferentes motivos como son:

  • Traumas en la cara que afectan directamente a la nariz.
  • Tumores y pólipos.
  • La desviación natural del tabique nasal.
  • La rinitis o inflamación crónica de las mucosas nasales.

Estas son las causas más frecuentes de la dacriocistitis en el adulto. En los niños habría que añadir como otra posible causa la congénita que es la producida por una malformación prenatal y que se manifiesta en el momento del nacimiento.

Respecto a los síntomas estos dependen del tipo de infección, si es aguda cursa con dolor, ojos enrojecidos, eritema en el párpado inferior, lagrimeo continuo y fiebre. En el caso de la crónica puede cursar con solo el lagrimeo continuo y algo de inflamación, aunque en ocasiones pueden aparecer abscesos y supuraciones.

Tratamiento de la dacriocistitis aguda o crónica

Cuando se diagnostica esta enfermedad como aguda el abordaje debe comenzar de forma muy rápida y de manera personalizada. En la dacriocistitis el tratamiento antibiótico va siempre en función de los resultados que arrojen los cultivos, ya que no hay una medicación estándar para todos los casos.  

Lo primero que se pone en práctica es el alivio de los síntomas por medio de analgésicos antiinflamatorios, masajes y la aplicación de compresas calientes para intentar que el edema ceda y paliar el dolor. 

Si la inflamación se resiste, y no se expulsa el líquido de manera espontánea, ya se hace uso de una sonda nasal para drenar el líquido acumulado y comienza la pauta antibiótica, ya sea tópica u oral. Si nada de esto funciona la opción que queda es el tratamiento quirúrgico.

La dacriocistitis necesita operación, además de en algunos casos agudos, en la gran mayoría de los casos crónicos y congénitos, ya que es la única manera de eliminar el elemento que obstruye las vías y desencadena la presencia permanente de los gérmenes.

El tipo de cirugía, ya sea con láser o clásica, responde a la casuística de cada paciente y al criterio del médico dado que, aunque la primera no es invasiva, es menos efectiva y no consigue los mismos resultados a largo plazo que la segunda; que es la que emplea una pequeña incisión para acceder al interior eliminar el obstáculo y realizar una recanalización.  

No hay ninguna manera de prevenir la dacriocistitis aguda, pero puede detectarse precozmente si se visita a nuestros especialistas con regularidad. Estos pueden encontrar signos no apreciables a simple vista de esta enfermedad y comenzar el tratamiento antes de que aparezcan los primeros síntomas y lleguen las complicaciones.

Ir arriba