Los tumores palpebrales son muy frecuentes en los ancianos, ya que la causa tiene una relación directa con la toma de sol, y la cara es una de las zonas que más sol reciben.

 

ImageDownloadService  La mayoría de ellos son carcinoma basocelulares, que no tienen una alta malignidad, pero que hay que tratar porque tienen tendencia a crecer hacia los tejidos adyacentes y a deformar la anatomía. El tratamiento por excelencia ha sido la cirugía, extirpando los tumores, ya que suele tener muy buenos resultados, y se suele recuperar la funcionalidad de los párpados. sin embargo, en la actualidad disponemos de un nuevo tratamiento que consiste en la aplicación de una pomada (imiquimod) durante una duración de 4 a 8 semanas que puede evitar la cirugía en la mayoría de los casos, cuando  los tumores son menores de 1 cm, con porcentajes cercanos al 100%, y cuando son mayores de 1 cm cercanos al 80%. En los casos de tumores mayores a 1 cm, al menos reduce el tamaño del tumor y facilita, si fuere necesario la extirpación de la lesión.

También ha demostrado su utilidad en los melanomas perioculares.

Teniendo en cuenta que el fármaco es seguro, y aunque irrita la piel durante su uso suele ser bien tolerado, y que en la mayoría de los casos nos va a evitar una cirugía en pacientes por lo demás ancianos, su uso es muy recomendable previo a la cirugía, bien para evitarla, o si ello no es posible para reducir el tamaño del tumor y tener que realizar una cirugía menos agresiva.