Amblioplía u ojo vago

La ambliopía u ojo vago o perezoso consiste en la pérdida parcial, mayor o menor, de la visión. Normalmente afecta a un ojo, pero a veces es bilateral por existir defectos importantes de refracción en ambos ojos, especialmente astigmatismos graves. Déficit de agudeza visual aún con la mejor compensación posible.

Causas de la ambliopia u ojo vago

La ambliopía se produce porque las células cerebrales que se encargan de la visión de ese ojo no se desarrollan por falta de uso.

La mayoría de los casos son producidos por defectos visuales (miopía, astigmatismo, hipermetropía) que no han sido detectados o corregidos en la niñez. Otras causas son el estrabismo o la catarata congénita operada tardíamente.

Entre las causas de ambliopía se encuentran: a) ambliopía estrábica (esto es, en portadores de estrabismo de aparición temprana). b) ambliopía exanópsica o por deprivación (esto es, cuando un ojo es ocluido por un tiempo, por ejemplo: catarata o ptosis congénita, tras la operación de la catarata congénita o la ptosis perdura la ambliopía). c) ametrópica (esto es, por ametropias o problemas de graduación elevados, sobre todo combinaciones de astigmatismo e hipermetropía). d) anisometrópica (esto es, diferencias importantes de graduación entre un ojo y el otro), e) nistágmica (esto es, que el individuo presente nistagmo que es un tipo de movimiento constante e involuntario de vaivén de ambos ojos). f) micro-orgánica (esto es, alguna lesión microscópica afecta la mácula de tal modo que el paciente pese al mejor tratamiento contra la ambliopía en edad temprana y tratada correctamente y del mejor modo no mejora la agudeza visual). g) isometrópica (esto es, que teniendo la misma graduación, generalmente elevada, el paciente ve igualmente mal con ambos ojos. Es de difícil tratamiento pues no hay opción de ocluir alguno de los dos ojos para mejorar el otro).

Diagnóstico ojo vago

Lo efectúa un Oftalmólogo o un Optico Optometrista, quien realiza un examen completo de la visión. Es importante hacer este examen en los niños lo más pronto posible, preferentemente antes de los tres años de edad.

El diagnóstico temprano en niños menores de uno a dos años una vez descartado cualquier problema refractivo, se realiza mediante:
La correcta fijación de cada ojo observando el “reflejo de Bruckner”. La respuesta correcta del refijación por medio del test de ”biprisma de Gracis”.

La observación de la correcta fijación de cada ojo mediante el empleo de pequeños objetos puestos en la mano del examinador (por ejemplo pequeños pedacitos de papel, “cochitos” y el seguimiento puntual de objetos pequeños que se le enseñan al infante).
El test de preferencia visual de Teller. El test de “dominancia ocular” que consiste en ocluir un ojo y verificar si no se inquieta el pequeño debido a que no ve bien con el ojo desocluido.

Después de los 2 años de edad es necesario además de lo anterior el empleo de 1) una cartilla de Lang para observar si tiene estereopsia, 2) El empleo de una cartilla transparente de Gracis para observar como fija cada uno de los dibujos infantiles que se presentan cada vez de menor tamaño

Después de los 3 años y hasta los 4 de edad, aparte de lo anterior es posible en niños cooperadores determinar la agudeza visual por medio de 1) cartillas de Lea Hyvärinen para cerca y b) el juego de la “E” de lejos. Después de los 5 años es posible en chicos cooperadores la determinación de la agudeza visual con lo anterior e intentar identificación de letras con la cartilla de Snellen.
Para la determinación de la agudeza visual y del fenómeno de crowding o “apelotonamiento” en niños con ambliopía estrábica es conveniente determinar la profundidad de este fenómeno mediante el empleo de cartillas de Landot.

Tratamiento ojo vago

Para una recuperación precoz, el Oftalmólogo o el Optometrista cubrirá con un parche el ojo con buena visión, e indicará los correctores necesarios. La vigilancia en estos casos debe ser extrema y cuidadosa, tratando de acoplar el tratamiento a las necesidades de cada momento.En los niños la recuperación es más rápida si son sometidos a un programa de estimulación temprana. Éstos deberán ser controlados periódicamente y con la frecuencia que lo requieran, hasta los doce años de edad. La colaboración de sus padres es básica ya que gran parte del éxito depende de su dedicación.

Durante el tratamiento pueda ocurrir que el niño tuerza un ojo u otro independientemente, y que la agudeza visual del ojo sano, al ser tapado, pueda disminuir; pero no es un signo preocupante, porque cualquiera de estas dos situaciones son fácilmente solucionables.
El diagnóstico temprano es siempre la mejor opción y en su diagnóstico deben participar en su detección: padres de familia, profesores, pediatras, optometristas, ortoptistas, oftalmólogos, oftalmólogos pediatras y estrabólogos.

El tratamiento debe iniciar lo más pronto posible, preferentemente antes de los 4 años de edad.El especialista normalmente un optometrista y/u oftalmólogo capacitados deben corregir de manera muy precisa cualquier error refractivo con el uso de anteojos propios para la edad.

El correcto empleo de parches ortópticos deberá hacerlo solo un especialista capacitado para ello, debido a que cada paciente deberá llevar un estricto control y un esquema personalizado con visitas periódicas al médico especialista. El mal empleo de parches ortópticos podría ocasionar una pérdida muy valiosa de tiempo y aun ambliopía en el ojo no ambliope.
La terapia visual no sustituye el manejo ortóptico pero puede coadyuvar en un momento dado al manejo integral del paciente
El tratamiento no deberá ser abandonado antes de los 10 años de edad por el riesgo de regresión.

Solicitud de Cita Previa