El Glaucoma es una enfermedad del ojo que se define como una neuropatía degenerativa de las fibras del nervio óptico. Puede ser agudo o crónico.En el crónico hay una neuropatía óptica progresiva o una enfermedad del nervio óptico. Uno de los principales factores que pueden inducir a un glaucoma es una presión intraocular alta, aunque no hay ningún límite de presión ocular por encima del cual se desarrolle el glaucoma; mientras que una persona con una presión relativamente baja puede tener daños en el nervio óptico, otra con una presión ocular alta durante años puede no llegar a tener daños en toda su vida. Se ha comprobado que varios factores pueden desencadenar la apoptosis celular con pérdida de la estructura de sostén neuronal y posteriormente funcional del nervio óptico, por lo que la ceguera se presenta por áreas y “pixeles” del campo visual. Entre estos factores están el trauma repetido (cambios de presion intraocular), enfermedades de la microcirculación como Diabetes mellitus, hipotensión e hipertensión arterial, tabaquismo y drogas vasoconstrictoras, aunque puede presentarse como apoptosis neuronal espontánea con probable influencia de oncogenes y tendencia familiar. Un glaucoma sin tratar conduce a un daño irreversible del nervio óptico, con destrucción del mismo y con la consecuente pérdida del campo de visión, y puede convertirse en una ceguera parcial o total.

Tipos

El tipo más común es el glaucoma de ángulo abierto. Normalmente no tiene síntomas y por eso se ha conocido como “el ladrón de la vista”. Probablemente sea causado por la obstrucción del humor acuoso por parte del ojo. El humor acuoso se produce en el cuerpo ciliar del ojo y luego fluye por las pupilas hasta la cámara interna. Luego, la red trabecular drena el líquido al canal de Schlemm y finalmente al sistema venoso. Todos los ojos tienen una determinada presión intraocular que está causada por la resistencia del flujo acuoso en los canales trabeculum y Schlemm. Si la presión intraocular es demasiado alta (más de >21.5mm Hg), la presión ejercida en las paredes del ojo resulta en una compresión de las estructuras oculares.

 

El glaucoma de ángulo cerrado agudo se caracteriza por una subida aguda de la presión intraocular. Esto ocurre en un ojo susceptible cuando la pupila se dilata y frena el fluido que pasa a través de ella, resultando en un bloqueo de la red trabecular por parte de la zona exterior del iris. El glaucoma de ángulo cerrado agudo puede causar malestar, disminución del campo visual (visión borrosa) y puede desembocar en una pérdida de visión irreversible en un corto espacio de tiempo. Esta es una situación ocular que requiere un tratamiento urgente e inmediato. Muchas personas con glaucoma sufren halos alrededor de luces brillantes y pérdida de nitidez característicos de esta enfermedad.

Factores de riesgo

Las personas con un historial de glaucoma en su familia tienen un seis por ciento más de posibilidades de desarrollar glaucoma. Los diabéticos y las personas de color tienen más posibilidades de desarrollar glaucoma de ángulo abierto, mientras que los asiáticos tienen más opciones de desarrollar glaucoma de ángulo cerrado. En principio, todas las personas mayores de 25 años deberían hacer controles de glaucoma, aumentando los controles a lo largo de los años. La mitad de la gente que tiene glaucoma no lo sabe. En 2004, un estudio publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health sugiere que los usuarios de ordenador que pasan mucho tiempo delante de un monitor pueden tener más riesgo de desarrollar la enfermedad. Se ha descubierto un gen variante, denominado LOXL1,1 presente en un porcentaje de pacientes, que confiere un riesgo considerablemente grande de desarrollar glaucoma exfoliativa. La anormalidad consiste en una variación en la secuencia genética que ocurre con gran frecuencia en pacientes con glaucoma. La variación está localizada en un intrón del gen que codifica a una enzima que produce elastina, involucrada en el depósito de material fibroso y que de algún modo se torna en glaucoma.2 Estas son variantes de la enfermedad que no responden bien a los tratamientos convencionales.

Diagnóstico

La revisión del glaucoma se realiza como parte de la revisión ocular estándar realizada por un oftalmólogo o un optometrista. En las pruebas de glaucoma deberían comprobarse las medidas de la presión intraocular y examinar el nervio óptico para observar cualquier anomalía. Si hay cualquier sospecha de daños en el nervio óptico, se debe hacer una prueba de campo de visión. Entre los estudios que más información aportan sobre los cambios estructurales del nervio óptico se encuentra la tomografía del disco óptico realizada con láser, llamada hrt (Heidelberg retinal tomograph), de la cual existen varias versiones según el software utilizado y resolución de la prueba. En la que puede sistematizarse hallazgos de borde del anillo, hemorragias, y profundidad de la lesión del nervio óptico, así como del grosor de la capa de fibras nerviosas funcionales y de soporte. También es importante medir el grosor de la córnea con PAQUIMETRÍA, para corregir errores de medicion de la presion ocular dados por las diferencias de resistencia entre corneas delgadas y córneas gruesas.

Tratamiento

Aunque la presión ocular es sólo una de las causas del glaucoma, reducir esta presión es el tratamiento más usado hoy en día. Para esto se cuenta con fármacos que disminuyen la producción de humor acuoso, incrementan su velocidad de reabsorción, y aumentan el flujo circulatorio al nervio óptico, con lo que se obtiene neuroprotección. Por estas causas el tratamiento es básicamente con fármacos, siendo los procedimientos quirúrgicos para casos refractarios o complicaciones agudas. El uso de Cannabis (marihuana) reduce la presión ocular mejorando notablemente la lesión. La marihuana ha demostrado en series de casos reducciones de la PIO alrededor de un 24%. Estudios en pacientes con glaucoma de ángulo abierto lograron reducciones del 60-65% de los pacientes.

Medicación

La presión intraocular elevada se puede tratar con colirios que disminuyen la presión del ojo. Hay varias clases de medicamentos que pueden usarse para tratar el glaucoma de ángulo cerrado, aunque la mayoría tienden a ser colinomiméticos. En el glaucoma de ángulo abierto los más comunes son los beta bloqueantes (bloqueadores), como el timolol, y los derivados de las prostaglandinas (latanoprost, travaprost). También se emplean diuréticos hiperosmóticos como el manitol en crisis hipertensivas oculares y bloqueadores de la anhidrasa carbónica como la acetazolamida y dorzolamida. A pesar que es difícil ponerla en práctca, la marihuana es un medicamento natural que tiene efectos positivos en pacientes que padecen de esta enfermedad.

Cirugía

Para tratar el glaucoma se usa tanto la cirugía láser como la tradicional. La trabeculoplastia láser se usa para tratar el glaucoma de ángulo abierto. Se usa argón o Nd:Y AG en el láser que se aplica a la red trabecular para estimular la apertura de los conductos y así aumentar el flujo de líquido acuoso. La iridectomía periférica láser se usa en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. En ella, el láser apunta al iris para hacer una obertura en él. Esto abre una nueva vía por la cual el fluido puede pasar cuando la pupila dilatada se obstruye. La cirugía convencional más usada en el glaucoma es la trabeculectomía. Con este tratamiento, se realiza una pequeña solapa en la parte escleral del tabique del ojo y una salida debajo de la solapa para quitar una parte de la red trabecular. Luego, la salida se sutura levemente y puesta en su sitio. Esto permite que los fluidos puedan salir del ojo y así aliviar la presión intraocular. También se usan varios tubos pequeños que se colocan dentro de la cámara del ojo y fuera en la parte interior de la mucosa conjuntival para permitir que el fluido pueda salir del ojo.

Efectos

Aunque el glaucoma puede o no tener efectos significativos, un efecto inevitable es la pérdida del campo de visión (campimetría). La pérdida de visión del glaucoma afecta primero a la parte periférica del campo de visión. La pérdida de visión temprana se produce de manera súbita y el paciente no es consciente de ello. La pérdida de visión moderada o severa puede ser detectada por el paciente al poner a prueba su visión periférica. Esto puede hacerse tapando uno de los ojos y examinando la visión en las cuatro esquinas del campo visual en cuanto a claridad y nitidez, luego se repite la prueba con el otro ojo. Muy frecuentemente, el paciente no detecta pérdida de visión hasta que sufre “visión túnel”. Si la enfermedad no se trata, el campo de visión se irá cerrando cada vez más y más, se oscurecerá la parte central y finalmente degenerará en una ceguera total progresiva en el ojo afectado (o afectados).

La pérdida de visión debido al glaucoma es irreversible, pero se puede prever o disminuir con el tratamiento adecuado. Si sospecha que puede tener glaucoma o que tiene factores de riesgos, es recomendable visitar al oftalmólogo o al optométrico.

Tecnología básica de una Unidad de Glaucoma

Gonioscopia : permite clasificar el glaucoma en sus dos formas clásicas, de ángulo abierto o de ángulo cerrado. Ecografía de alta resolución : permite estudiar la estructura del ojo, de la cámara anterior, de los procesos ciliares y de la papila. Biomicroscopía: utiliza un instrumento fundamental llamado lámpara de hendidura, que permite ver los detalles muy aumentados del ojo y permite examinar el fondo del ojo y la papila óptica en tres dimensiones con la ayuda de lentes especiales . Tonómetro de aplanación : permite tomar la tensión ocular en milímetros de mercurio . Suele ir incorporado a la lámpara de hendidura . Hay tonómetros que obvian el factor de error del espesor corneal . Existe el Tonometro de Pascal, con el cual nos permite eliminar el espesor de la cornea y de esa manera poder obtener una presión intraocular mejor. Paquímetro : sirve para medir el espesor corneal . Perimetría en el Glaucoma : se utilizan los perímetros automáticos . En un principio se solicitan perimetrías con intención diagnóstica y hay que utilizar estrategias y programas muy sensibles . Posteriormente se utilizan las perimetrías con intención evolutiva, en forma seriada, y hay que emplear estrategias muy reproducibles y los llamados programas de progresión . Estructurales: instrumentos que miden con la ayuda de imágenes laser la estructura de la papila y el espesor de la capa de fibras de la retina . Deben ser sensibles y reproducibles y poseer una base de datos para hacer estudios comparativos normativos.

En medicina oftalmológica, se llama catarata a la opacificación total o parcial del cristalino.

Solicitud de Cita Previa