Un curioso articulo publicado por los autores, Victoria L. Tseng, MD, Fei Yu, PhD, Flora Lum, MD, Anne L. Coleman, MD, PhD, en la revista ophthalmology en su mes de mayo de 2016, haciendo el seguimiento de más de un millón y medio de personas en los EEUU, llega a la conclusión de que los pacientes operados de cataratas tienen una esperanza de vida mayor que aquellos que no son intervenidos.

El análisis estadístico es contundente y la muestra es muy amplia, indiscutible, pero ¿por qué?, por qué una cirugía de cataratas puede mejorar la esperanza de vida. Quizás los pacientes más deteriorados en su estado general sean los que se operan menos, es posible, aunque hoy día la técnica permite intervenir pacientes muy deteriorados. Pero  también es  posible que el aumento de calidad de vida de un paciente intervenido de cataratas le haga sentirse mejor y sentirse más querido por los familiares que le cuidan, es posible, en definitiva que una cirugía le de al paciente un motivo más para seguir viviendo y disfrutar de este mundo.

Quizás las causas sean otros motivos más ocultos, el artículo no da respuesta a dicha pregunta, simplemente abre un abanico de cuestiones nuevas, que habrá que contestar.